La reforma energetica

Comentarios desactivados
La reforma energetica
Share Button

Por: José Carlos O´Farrill Hernández

Muchos han sido los tabús que se han dado ante la reforma energética, sin embargo hablemos sin censura y sin rodeos. ¿Es positiva o negativa? La verdad es que esta reforma está llena de claros y oscuros, ni es el demonio ni es la salvación.

Siempre he pensado que “no hagas cosas buenas que parezcan malas” y nuevamente los representantes legislativos sacaron la polémica reforma energética en domingo de futbol y quincena, casualmente o intencionadamente, por qué no sacarla en los días laborales normales ¿Por qué? siempre como que al calor del momento oportuno para algunos, lo que genera muchas suspicacias.

Pemex es una empresa que simple y sencillamente no estaba generando los recursos necesarios para poder avanzar en esta empresa energética, simple y sencillamente porque el Estado está comprobado que es el peor administrador que existe y por mas campañas políticas que prometan de cualquier partido de acabar la corrupción y ser un gobierno honesto y transparente la verdad es que a la fecha no ha llegado de ningún partido, ni el PRI ni el PAN ni el PRD han logrado transparentar recursos, así que no nos hagamos aquí los santos porque no lo son, PEMEX ha sido una empresa saqueada y utilizada como caja chica por parte del gobierno durante décadas, pues señores esta situación ya es insostenible.

El petróleo es nuestro, los energéticos son nuestros “¡sí que bueno y de ¿qué me sirve tener algo que no uso, que no exploto?! Ahí lo tengo pero no puedo usarlo porque no tengo cómo. Señores vamos a dejar de vivir fantasías porque con cuentas alegres y promesas de acabando la corrupción no se endereza este barco eso si se los aseguro.

¿Se requiere intervención de iniciativa privada? Sí, seguro que sí se requiere, simple y sencillamente porque una empresa que genera siempre será con iniciativa privada antes era un relajo tener una línea telefónica y vean como se ha evolucionado hoy en día, pues ya tenemos opciones, generadas de una sana competencia. Nuevas opciones un mercado abierto y libre en donde podemos mandar a volar a una empresa de telefonía y nos vamos con otra, en donde cada vez son más las ofertas, en donde el servicio al cliente ha mejorado precisamente por esa privatización y esa libre competencia que ha dado al mexicano el tener opciones, ejemplo de telefonía ya sea fija o celular, de igual manera las opciones de televisiones de paga, antes era un verdadero lujo ahora podemos ver a varios con esta opción gracias a la apertura del mercado y las competencias en la materia.

Pues lo mismo debe ocurrir en materia energética, debemos tener la posibilidad de tener opciones, ahora tenemos a CFE la cual ha mejorado sus instalaciones y sus servicios ahora no te tratan de forma déspota ahora con una sonrisa en bonitas instalaciones te dicen en pocas palabras o pagas o te friegas, que tenga un buen día, eso es lo que hay que cambiar, eso es lo que se requiere mejorar y eso es permitiendo la iniciativa privada en materia energética. Al final de cuentas un inversionista lo que quiere es sacar más dinero, eso se logra con mejor producto, a mejor precio. De nada nos sirve tener la materia prima sin tener como sacarla y explotarla, la estrategia de sacar y vender petróleo para comprar productos derivados de este ya es insostenible no es un buen negocio y eso porque el estado no sabe administrar un negocio, punto.

Al reformar los artículos constitucionales simple y sencillamente les manifiestas a los participantes las reglas del juego claras por cierto, es decir si yo soy inversionista obviamente no voy a meter mi dinero sin una certeza y garantía jurídica.

Por eso es importante la reforma energética en este rubro ahora bien que es lo que sí se requiere para impedir que estos empresarios hagan y deshagan a placer, se requiere un órgano controlador independiente o autónomo tanto política y presupuestalmente hablando, para poder tener un control de calidad como se requiere dentro de este rubro energético. Lo último que queremos son derrames petroleros, sobre explotación de los recursos y afectación al medio ambiente así como la regulación de presión de los mismos es decir el estado debe tener la capacidad de control en la materia. Este es el lado oscuro de la reforma energética por que como lo veo, dejaron un endeble órgano regulador y además con una dependencia del poder ejecutivo que esto se puede leer en dos sentidos. El primero dejándole un poder de decisión al ejecutivo bastante amplio para la contratación de estas empresas, el cual puede ser para ayudar a los amigos (no queremos pensar mal) o bien para evitar complots partidistas y dejarle el control regulador a un solo poder en este caso el ejecutivo para que estos inversionistas privados la piensen dos veces antes de pasarse de listos, ambos argumentos son muy válidos y muy viables.

Lo cierto es que nuestra historia está en contra, el alto nivel de corrupción de nuestro país no nos da un buen panorama en este aspecto y esta decisión tomada por los representantes del pueblo, que es la cámara, tanto de senadores como de diputados, veremos los aspectos positivos o negativos en futuro inmediato y mediano plazo (aunque existan personas que digan que no nos representan les informo que les guste o no por nuestro sistema democrático y la forma de gobierno de nuestro país constituido en nuestra máxima ley manifiesta de los diputados y senadores son los representantes de la población les guste o no) en dos años supuestamente se tiene de plazo para poner a PEMEX como una empresa productiva, habrá que definir lo que significa una empresa productiva porque hoy en día PEMEX produce, cuestionamos su producción pero produce les guste o no así que habrá que buscar ahora la definición o ponernos de acuerdo en ¿qué es una empresa productiva.? La historia juzgara si esta reforma fue la salvación del país, su venta o simplemente otro intento fallido de salvación.

“La patria no es la tierra. Sin embargo, los hombres que la tierra nutre son la patria.” (RABINDRANATH TAGORE)

Comentarios cerrados.