La reforma hacendaria

Comentarios desactivados
La reforma hacendaria
Share Button

Por: José Carlos O´Farrill Hernández

Resulta que ya entró en vigor la reforma hacendaria y los pequeños empresarios que tienen una nevería, papelería o un estética, por ejemplo, vieron frustrados sus intentos de una prórroga para poder ajustarse a esta nueva reforma que pretende que todo se facture electrónicamente y se ingrese por cuenta bancaria. Es simplemente una utopía fiscal que se convertirá para muchos ciudadanos en una pesadilla fiscal.

No será más fácil pagar los impuestos, eso es una falacia por parte del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien asegura que pagarán más los que tienen más, el simple hecho de que una papelería o una verdulería tenga que tener una computadora para sus transacciones y su inventario con tan poco tiempo de preparación, para una ley que hasta el momento no se le ha dado la difusión necesaria en lo que respecta a este tipo de comercios que deberán de ajustar su estructura financiera, antes rudimentaria, derivada del bajo ingreso de estos establecimientos, para quienes simplemente adecuarse a esta norma ya les implica un gasto más, desde aquí partimos que ya no pagó el que más tiene, y con mayor razón requerirán de alguien que los ayude a cumplir con las nuevas disposiciones en este aspecto, porque como dicen por ahí, toda consulta causa honorarios.

No opino que no se debe dar este cambio hacendario en nuestro país, el cambio es necesario, urgente diría yo, desafortunadamente cada vez que tenemos un cambio siempre fastidian a los mismos de siempre: a los cautivos; por otro lado creo que este cambio se pudo dar de forma más paulatina, pudo haber existido entre el sistema anterior y la nueva reforma hacendaria una pausa o plazo para poder acoplarse a las nuevas disposiciones. Es necesario más control y lograr recaudar más, eso es indudable, pero no es posible que unos cuantos sigan cargando con la mayoría, de igual manera es inaceptable que se perdone a grandes empresas las sumas millonarias de impuestos mientras que a pequeñas empresas o particulares casi les quiten todo por esas migajas que quieren cobrar. Se requiere de igual manera una congruencia fiscal y como dice un viejo dicho, “O TODOS COLUDOS O TODOS RABONES” no se pude tener concesiones para uno y represión para otros porque, de esta manera, no importa cuántas reformas tengas, el resultado será el mismo si no cambias ese proceder como autoridad.

Es indudable que dar el ejemplo es lo que promueve el seguimiento para los demás, si uno no hace lo que promueve difícilmente alguien te seguirá y lo cierto es que muchas veces el mismo Gobierno Federal no piensa que los demás órganos de gobierno no están al mismo nivel, volvemos al mismo tema de gobiernos locales en presidencias municipales en donde ni siquiera existe un correo electrónico del ayuntamiento mucho menos un sitio web, ¿Cómo lograran recibir o hacer facturas en estos ayuntamientos? O los condenan a no contratar servicios o ¿simplemente estos ayuntamientos están exentos de seguir la normativa?

El caso es que la reforma hacendaria ya entró en vigor y agárrese el que pueda porque se ve que el Secretario Videgaray tiene la consigna de agarrar a más morosos y cobrar lo más que pueda de impuestos, de igual manera esperemos que se vea reflejado estas medidas en más y mejores servicios para nuestra comunidad porque una promesa de campaña del presidente fue dar un servicio médico integral para todos los mexicanos, es decir, no sólo un seguro popular si no una asistencia en caso de accidentes, seguros de vida y seguro de desempleo, obviamente esto no se da con buenas intenciones y con promesas hace falta dinero y por lo tanto esperemos que por lo menos estas medidas hacendarias aseguren resultados que es la responsabilidad y la obligación que tiene el gobierno federal en este momento.

“Agradar cuando se recaudan impuestos y ser sabio cuando se ama son virtudes que no han sido concedidas a los hombres.” (EDMUND BURKE)

Comentarios cerrados.