Escucha Adelante Radio

¿Estamos en Guerra?

Comentarios desactivados en ¿Estamos en Guerra?
¿Estamos en Guerra?
Share Button

Por: JOSÉ CARLOS O´FARRILL HERNÁNDEZ

Llegó el momento que sabíamos que sucedería en cuanto ese inepto llamado Donald Trump se alzó con el triunfo electoral en Estados Unidos. México está ya en guerra con el vecino país del norte. La guerra económica y comercial que ya no es sólo en el terreno del discurso sino en los hechos, y es que la semana pasada se vio materializado con la cancelación de permisos azucareros de nuestro país hacia territorio estadounidense.

Un barco que transportaba entre 20,000 y 30,000 toneladas de azúcar cruda quedó en puerto luego de que se cancelaran los permisos vigentes para exportar el endulzante mexicano a Estados Unidos, esto fue avisado el pasado jueves por el presidente de la cámara azucarera de México, Juan Cortina.

Recordemos que los llamados “acuerdos de suspensión”, firmados en diciembre del 2014 y que rigen el comercio de azúcar, evitaron una guerra comercial y establecieron precios mínimos y cuotas de los tipos del azúcar que las fábricas mexicanas pueden enviar a Estados Unidos, poniendo fin al libre comercio pactado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), una vez más yo no sé por qué tanto arguende con las declaraciones del actual mandatario estadounidense Donald Trump al querer renegociar este tratado que violan e incumplen a voluntad. Incluso ambos países estaban en conversaciones para renegociar los acuerdos, pero éstas se suspendieron al concluir el Gobierno del ex presidente Barack Obama en enero y según el presidente de la cámara azucarera  aún no hay fecha para retomarlas, sin embargo, advirtió que si Estados Unidos cancela los acuerdos, los empresarios azucareros exigirán al Gobierno mexicano que frene el ingreso de la fructosa de ese país.

Si el azúcar sale del tratado, Estados Unidos será el más perjudicado porque se impediría el ingreso de fructosa, que no tiene otro mercado que México. Aunque parece que a Estados Unidos no parece preocuparle mucho.

Por otro lado el ex candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y el abogado Guillermo Hamdan Castro, dieron la nota al presentar su propuesta de demanda legal para buscar la nulidad del Tratado Guadalupe-Hidalgo, si, ese que se dio en 1848 y el cual significó la perdida de más de la mitad de su territorio a los Estados Unidos, claro que en lugar de poner: robar y quitar, se utiliza la palabra cedió para que se escuche no tan feo.

En su exposición, consideraron que existen elementos suficientes para anular la validez de los acuerdos signados por el ex presidente Antonio López de Santa Anna; uno de ellos es la confesional del ejército norteamericano, conforme a documentos históricos, que acreditan la invalidez de la cesión territorial.

Con esta demanda, expuso Hamdan, se busca una sentencia favorable para México y recuperar los territorios despojados a México que actualmente son California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma.

En un escenario favorable, el abogado afirmó que habría imposibilidad de recuperar el territorio anexado por la población estadounidense, pero entonces se pediría a Estados Unidos pagar una indemnización por el uso de los estados en los últimos 168 años.

Al final, si se trata de joder pues busquemos como joder y a ver quién lo hace más. Claro que también a quien le tocaría llevar a cabo esta iniciativa es al gobierno de México y bueno… ya estuvo que no se hizo nada.

De todas formas convocarán a una marcha a los pinos para presentarle el proyecto  al presidente Enrique Peña, a ver si se anima. ¿Cómo ven?

En lo personal sigo sin entender por qué no se le aplican las sanciones a Estados Unidos por incumplimiento en el tratado de libre comercio y por el hecho de que, por sus pantalones, simplemente ya no quiere seguir llevándolo a cabo; claro está que también para México puede ser la oportunidad de hacer varios arreglos al acuerdo original pero si con las ventajas que tenía Estados Unidos les parece injusto para ellos pues imagínense cómo podrá quedar ese nuevo Tratado de Libre Comercio. Así que requerimos una persona fuerte y agresiva en las negociaciones de este tratado para lograr una mayor justicia y dejarle en claro a los dos países del norte que no nos hacen un favor sino que somos socios en partes iguales en esta empresa.

“Una nación que quiere agradar a todos, puede ser despreciada por todos.” (Georg Christoph Lichtenberg)

Comments are closed.

essay on the glass castle
descriptive essay on food
essay about human development
thesis proposal to buy
help with writing essay
argumentative essay on capital punishment