¿Figuras de Autoridad o de Risa?

0 comments
¿Figuras de Autoridad o de Risa?
Share Button

Por: JOSÉ CARLOS O´FARRILL HERNÁNDEZ

Una figura de autoridad es aquella que tiene una supremacía o influencia sobre otra otorgada por la misma. Es decir, nosotros mismos la reconocemos derivado de actos o circunstancias que vemos en esa figura de poder o de control.

Desde nuestra infancia tuvimos nuestro primer contacto con la autoridad en nuestra casa a través de los padres tíos o abuelos, ahora bien depende del buen manejo y control por parte de esa figura autoritaria si logra el respeto de los subordinados, es decir, muchas veces aunque se supone que en el hogar la figura de autoridad podría ser el padre o la madre, debido al control y el poder que tenga dentro de la familia y lo que esa persona dice es lo que se hace existen casos en los que dejan de ser vistos como una figura de autoridad por la pérdida de control que le daba dicho poder, en este caso en particular sobre los hijos.

Para lograr ser una figura de autoridad se debe ejercer cierto tipo de reglas, la primera sin duda es no abusar del poder de control que se tiene, predicar con el ejemplo y ser justos en sus acciones. Esto logrará mantener el respeto y la obediencia de los subalternos.

Lo mismo pasa con nuestras instituciones gubernamentales que son las autoridades que nos rigen y supuestamente nos deben dar un orden y paz como sociedad, desafortunadamente desde hace ya varios años nuestras autoridades han tenido una especia de desgaste derivado del mal manejo de control y ejercicio de poder. La última prueba y ejemplo de esto es la PGR con el caso Javier Duarte, las acusaciones y señalamientos de corrupción, desvío de dinero público e incluso de casos de homicidios, que provocaron la salida anticipada del gobierno estatal de Veracruz del entonces gobernador Javier Duarte, pasando por su persecución y captura en Guatemala y ahora por su inicio del proceso en nuestro país, en donde desde un principio vimos a un Javier Duarte cínico, despreocupado y sin lugar a duda con una actitud impropia de una persona que se supone enfrentaría a la justicia y por los cargos que se le imputaban, que no era poca cosa, sin mencionar el desprecio de toda una nación y el reclamo de un Estado en bancarrota.

Sin embargo después de 9 meses y cuando llegó el momento de la verdad la presentación y argumentos presentados por la PGR fue un auténtico fracaso ya que no pudieron sostener en su argumento inicial los 38 millones que supuestamente desvió el señor Duarte siendo que inicialmente se hablaba de 35 mil millones. Una vez más tuvo la Procuraduría General de Justicia de la República una oportunidad de oro para consumarse como una institución de auténtica procuración de justicia en este país y mandar un mensaje a nivel nacional e internacional de que en México no se toleran actos de corrupción (o al menos que existe un límite), desafortunadamente el mensaje sin duda fue contundente pero en sentido opuesto, demostrando que no existe una autoridad respetable en la procuración de justicia y que al parecer en nuestro país no hay límites para la corrupción  porque no hay castigo.

Así este caso se anexa a tantos que han desfilado en los últimos años en los cuales la sombra de corrupción, tráfico de influencias, malversación de fondos, etc., generan casas blancas, secuestradoras liberadas, maleantes que no obtienen el castigo que exige la sociedad y por ende genera indignación y molestia. De seguir así, no se en qué pueda terminar y les aseguro que nadie quiere averiguarlo.

“El exceso de severidad produce odio, como el exceso de indulgencia debilita la autoridad.” (Muslih-Ud-Din Saadi)

essay on the glass castle
descriptive essay on food
essay about human development
thesis proposal to buy
help with writing essay
argumentative essay on capital punishment