Por: SAUL HERNANDEZ

SIN DUDA es difícil poder darle vuelta a la página con respecto a los efectos del sismo del pasado mes de septiembre y será aún más difícil cuando vemos a una autoridad que busca cualquier pretexto para no responder a las grandes necesidades de una población.

Sin embargo, pese a dichos problemas, donde el movimiento telúrico, también dejó al descubierto la corrupción que permea en los tres niveles de gobierno y no de este momento, sino desde hace mucho tiempo y que es precisamente la población la que sigue saliendo con la peor parte.

Más también hay que mencionar que las cosas tienen que seguir y lo que resalta en estos momentos, por lo menos en el Estado de México, es el hecho de que ya se empiezan a observar algunas manos levantadas con miras a ser tomados en cuenta para los cargos de elección popular.

Algunos señalan que de manera extra oficial, será para este fin de año y, algunos más aventurados, aseguran que hasta antes del 24 de diciembre cuando se sepan esos nombres que habrán de contender en las elecciones del próximo año.

Cabe señalar que debido a ello, algunos realizarán intenso trabajo para poder alcanzar esa observación hacia sus personas con el objeto único de poder crecer y estar, sin embargo una cosa es lo que deseen y otra, lo que la sociedad decida, sobre todo en el terreno de la empatía o bien de lo que ellos creen que les pueda funcionar mejor para obtener esas respuestas tan anheladas.

Lo cierto es que en el tema podríamos apostar que nadie, o casi nadie, podría alcanzar esa condición de poder de convocatoria social, hoy se requieren mucho más estrategias, pero sólo con la sociedad del brazo, sólo no se puede andar como gobierno y en caso de intentarlo, tenemos el hecho de que podrían también quedarse sólos, como ahora lo viven muchos ediles, que debido a su mala percepción y poca capacidad de convencer y trabajar, simplemente están lejos de poder convencer a la ciudadanía.

Lo peor del caso es que seguramente muchos ediles han de estar escuchando el canto de las sirenas y creen en sus retorcidas ideas que podrían ser tomados en cuenta para ser reelegidos, algo que de verdad se antoja ya un tanto incómodo sobre todo si pensamos que precisamente la sociedad ya no quiere más de lo mismo y pensar en una reelección, sería para cualquier personaje o partido político, un suicidio, algo que sin duda dentro del morbo social, también se espera.

Veremos pues, hasta dónde les alcanza, porque las cosas no están de aceptarse a la primera, y en esa situación, veremos quiénes podrían tener esa condición de trascendencia o bien, se van al retiro cono lo poco o mucho que alcanzaron a acumular.

Y ya dije.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here