• Por: SAUL HERNANDEZ

LOS GOBIERNOS municipales han quedado cortos ante la demanda de la ciudadanía en muchos rubros y, la verdad, ello es sólo muestra de la poca voluntad que tienen para poder hacer muchas cosas, sobre todo la de responder a las demandas más sentidas de la población.

Con los sismos del mes pasado, muchas cosas se agravaron, entre ellas la del servicio del agua, que ha venido creciendo entre la demanda más sentida de la población, además el de la inseguridad, que éste sigue estando presente, pero tampoco ha tenido una disminución sustancial en las comunidades o en las regiones.

Si le aumentamos la falta de obra y la mejora en la infraestructura urbana, tenemos entonces que la población ha tenido más un rezago, que un avance y que los gobiernos municipales prácticamente han caminado de “a muertito”, precisamente por la falta de atención en muchos rubros.

Y el presupuesto? Es una de las principales preguntas que la sociedad se hace porque precisamente no hay una claridad en la ejecución del mismo, es decir, hoy, al estilo de muchos, sólo se dedican a “mandar” un mensaje político, y la rendición de cuentas queda en la opacidad o bien, según en la Glosa del Informe, que jamás se entera la población qué paso o de qué manera fueron utilizados dichos recursos.

Lo peor de todo, es que hay algunos ediles que afirman que no les alcanza, cuando nos e observa en su ejecución obras o acciones que coadyuven a la mejora o al desarrollo en la calidad de vida de sus gobernados.

Esto sin tomar en cuenta, algunos municipios que están señalados con alerta de género y que también tienen recursos extra, pero que no se sabe el cómo ni con qué se aplican tales recursos.

Por ello es que señalamos que mucho del progreso y avance de las comunidades queda en el ánimo y voluntad de quien gobierna y en caso de que tampoco suceda, pues es muestra de que el equipo de trabajo, es decir, los miembros del gabinete, pues simplemente no alcanzan a dimensionar ni a fortalecer acciones dichas acciones, quedando sólo como simples espectadores, sin tener esa capacidad de acción que ayude a un edil a mejorar el entorno de quienes en su omento le apoyaron y, le creyeron.

Así pues, ya prácticamente se acabó el presente año, ya se inicia el proceso para la próxima elección y todo pasará de largo, dejando atrás lo que un día prometieron, pero que jamás cumplieron.

Lo peor de todo, es que nos abemos, quién o cuando lo harán, por ello la credibilidad de  los políticos y funcionarios de todos los niveles, se encuentra por los suelos.

Y ya dije.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here