Por: SAUL HERNANDEZ

PUES LAS cosas en materia política parece que se calientan, sobre todo de aquellos que de alguna u otra manera creen tener la oportunidad de encabezar un proyecto ciudadano para ser representante de los mismos, lo único que hace falta es saber hasta dónde podrán convencer a la ciudadanía de ello.

Sin duda, lo que se vive en el país en el rubro de autoridad, partidos y políticos es una seria crisis de credibilidad social y, aún más, por la lenta respuesta que éstos tuvieron tras los efectos devastadores de los pasados sismos del mes de septiembre, donde a todas luces la sociedad que se organizó en un momento rebasó por todos lados a la autoridad de los tres niveles de gobierno.

De antemano esa fue una de las acciones que últimamente los ediles han tratado de abrazar, porque no han hecho lo suficiente como para que la sociedad les reconozca un trabajo, sobre todo de aquellos que pretenden una reelección o bien otro cargo de representación popular.

Vamos a ver hasta dónde les alcanza, porque sin duda, con ese motivo de la asistencia sísmica, no han hecho otra cosa y es menester que la sociedad alcance a dinamizarse en otros rubros que le son necesarios.

Quizá uno de los puntos principales es la recuperación de los servicios públicos, sobre todo el del drenaje y el agua, que sigue siendo el talón de Aquiles y que al parecer los gobiernos municipales se han visto lentos, incapaces y se puede decir que hasta inútiles para poder rehabilitar dichos servicios.

El asunto es que hay quienes pretenden llamar la atención, y más bien deberían de darle velocidad, aunque eso sí, habrá que ponerles atención, porque muchos de ellos sólo son de momento, es decir, en estos meses que se vienen los tiempos de definición, piensan que pueden “chamaquear” a cualquiera, sin embargo hoy se requiere que la sociedad conozca de buena manera o de mala, según sea el caso, a los personajes y desde antes pueda determinar su empatía o no.

Lo cierto es que las definiciones estarán cerradas, aunque también diremos que veremos al PRI actuar y definir, porque sin duda, hay mucho en juego, sobre todo en lo que se refiere a política federal y estatal.

Y ya dije.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here