• Por: SAUL HERNANDEZ

AL PARECER, muchos pueden decir misa, pero de que la carrera por las candidaturas de puestos de elección popular ya empezó y con ello, la guerra de declaraciones y las campañas negras con el objeto de disminuir la supuesta fuerza del contrincante.

Para nadie es ajeno que la clase política, si es que hay clase, está más desprestigiada que nada y cada uno de sus actores también se encuentra entre la espada y la pared, porque hay muchas dudas con respecto a sus actuaciones, decisiones y hasta formas de vida.

La verdad el hecho de que uno se eche basura o diga más que otros, no quiere decir que estén libres de culpa, llámese como se llame, sean del color que sea y del tamaños, que sea, sólo hay un hecho irrefutable, poco han contribuido a la mejora de la sociedad, de su crecimiento y, por ende, de su desarrollo, por lo tanto, el que digan que el de enfrente está mal o peor, es grave, porque seguramente hay muchas más cosas que se esconden.

Por lo tanto, en el escenario no tenemos quién es el mejor, sino el menos peor o “pior”, como dicen algunos, por aquello de las inclusiones.

La sociedad es la que tiene el mejor pulso de los hechos y si alguien está a favor de otro alguien o bien es por el interés cercano que se tiene o porque de plano si cumple con ser el menos malo de todos.

Hoy la oferta de la política crecerá con el asunto de los independientes, pero ello tampoco quiere decir que sean mejor no que vayan a cumplir, precisamente esa apuesta siempre3 la intentan hacer con lo que creen que tendrán al momento de gobernar y que al paso del tiempo ya no saben qué hacer, en ese rubro se encuentran algunos que sus actos han traspasado sus palabras, sobre todo cuando ganan una posición o bien están en campaña a final de cuentas, se vuelven con más mentiras, que ni ellos mismos ya saben qué es lo que dijeron y prometieron.

Es así como estaremos viendo hoy más personajes dentro de la búsqueda del poder, que en ocasiones es sólo el poder por el poder, con falta de todo, de identidad e ideología que les sustente, esa es también parte de la crítica que se llevan por esa constante búsqueda de intentar hacer, sin base y sólo con el libre albedrío que les dotó la naturaleza.

Los espacios son pocos para tanto buscadores de esas oportunidades, que se encuentran en un pajar; habrá qué esperar porque también  habrá sorpresas y es ahí donde el hilo se puede romper por lo delgado.

Y ya dije.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here