Por: ELIGIO GOMEZ BADILLO

Para los “chapulines” me refiero a los asambleístas, diputados federales y senadores del PRI, que a través de la vía plurinominal, por muchos años vivieron de la ubre presupuestal, sin trabajar, sin gastarse los zapatos, sin sudar la gota gorda, en pocas palabras ser unos perfectos holgazanes, pues el único mérito de estos legisladores es levantar la mano. Bueno esas prebendas ya pronto se les acabaran a dichos legisladores, luego del acuerdo en que se llegó en la pasada asamblea del tricolor. Y bueno a todo esto que dirá, María de los Ángeles Moreno, Gamboa Patrón, entre otros tantos priistas distinguidos que ven cómo se extingue su minita de oro.

Lo mismo les habrá de ocurrir a los escasamente tres o cuatro asambleístas de la Ciudad de México, quienes en lugar de trabajar por su partido, utilizaban el membrete para ocupar los cargos. Por cierto ya que hablamos de la CDMX, a las primeras de cambio la dirigencia nacional del tricolor se dio cuenta que en la capital del país también existen priistas, priistas que por más de una década fueron olvidados de la cúpula del PRI, es decir tiro la toalla, dejando toda la responsabilidad a un grupo de políticos, que bien supieron sacarle juego, sobre todo los que conforman la estructura y hasta el presidente del PRI local, los cuales dejaron a la deriva al PRI, pero que bien se aprovechaban para ocupar un escaño en la asamblea, toda vez que nadie los llamaba a cuentas y hacían lo mejor que saben hacer vivir del erario público vía pluris.

Sin embargo, estos pseupoliticos, nunca se imaginaron que llegaría un político como el doctor Eruviel Ávila Villegas, que en su Delegado Especial en funciones del PRI de la CDMX, para poner orden en casa, y poner a trabajar a los verdaderos priistas que si los hay, pero que requieran de un líder para sacar adelante a este instituto político. Es de sabios reconocer que el ex gobernador del Estado de México, Ávila Villegas no cuenta con una varita mágica, sobre todo que pueda erradicar los viejos vicios que prevalecen al interior del PRI local, pero es de sobra conocido el ex mandatario mexiquense, es inteligente y tiene mucha capacidad para que el PRI retome el camino que como lo citamos antes ha perdido por muchos años. Pero para lograr esos objetivos Ávila Villegas tendrá que “echar al cesto de la basura, las frutas podridas” de las que seguramente encontrara resistencia, debido a los intereses tanto políticos como económicos de las que ya se acostumbrado, pero no hay de otra Ávila Villegas, porque los tiempos así lo exigen debe de “poner de patitas a la calle”, a esos vividores de la política.

Cambiando de tema déjeme le cuento caro lector, que Alberto Anaya, presidente nacional del PT, casi se poner a llorar ante los medios de comunicación, pues según el dirigente petista el gobierno federal ha iniciado una serie de persecución política en contra de su partido, por el solo hecho de que está apoyando al Partido Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido como Morena, empero lo que no dice Alberto Anaya es que las autoridades electorales detectaron que un integrante de dicho partido , en cuatro años realizo 269 operaciones bancarias que suman la radícula suma  de 100 millones presuntamente a favor de la esposa del dirigente petista. Para Anaya eso se llama persecución política de parte de las autoridades federales. Lo que también se le olvidó decir al citado Anaya es que lleva más de 20 años como dirigente nacional, sin que hasta el momento tenga pensado convocar a nuevas elecciones. ¿Sera por eso que Alberto Anaya y el Chapa cabras, Andrés Manuel López Obrador, se entiende a las mil maravillas. Con eso de que entre corruptos te veas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here